lunes, 2 de marzo de 2015

"Te follaría sin parar hasta la semana que viene", y vaya si lo cumplió.

Atención, los acontecimientos han provocado que este escrito sea una crítica para el mundo y no hacía o contra él, porque debo protegerlo de esta clase de películas. Me siento en el deber ético, moral, e incluso, por la preocupación que tengo por vuestro ahorro de dinero y tiempo. En el día de hoy, tiempo lluvioso, y hasta el momento de publicación, tomad asiento y leed con atención, insensatos. Es un problema mío y cada día el de más gente que elige este film. Te puedo spoilear, pero también te ahorro el sufrimiento. No me pagan por criticar, pero a veces (poquitas) sienta de maravilla. Un besico a E.L. James.

Era un día normal y una quedada normal: ir a cenar, luego al cine, unas risas, despejarse un poco. No me imaginaba que lo que llevaba meses criticando y con lo que alucinaba cuando alguien me decía que se había gastado dinero en esa entrada, me iba a ocurrir a mí. Maldito Karma, pero ¡¿quién te inventó?!
Sí, estoy hablando de 50 sombras de Grey. Me voy a ahorrar la sinopsis que todo el mundo sabe qué es. (Si no sabes qué es, googlealo). 
No me he leído el libro, lo confieso y sé que no es pecado. Volviendo al cine, allí estaba yo, viendo trailers de otras películas (DOS VECES LA DE "PERDIENDO EL NORTE", VAMOS, NI PUTA GRACIA), esperando a que la sala oscureciese, con unas 20 personas o menos (es que seguro que eran menos, pero no sé, yo estaba esperando que pasase rápido). 

Ahí aparece Grey, que iba de macho alfa, el líder de la manada, el chico que tiene un trauma. En principio, las razones por las que es cómo es, parecen lógicas: el chico ha "sufrido" en su juventud, ha sido sumiso de una mujer mayor, pero mayor-mayor comparado con la edad con la que comienza en ese mundo. Era EL trauma, sí, pero no hacía falta seguirlo con otras mujeres, chico. Además de que se ve un claro comportamiento de control hacia la chica cuando le muestra el contrato, en el cual debe seguir unas pautas de alimentación, salud (normal, si no fuese porque es con una doctora elegida por él), e incluso la sigue en cada viaje que hace.
Algunos/as defienden a Grey, dicen que fue ella quién siguió el juego, cuando en ningún momento decide firmar el contrato si no que impone sus condiciones también (menos mal). Pobre Grey, mis cojones. 
Anastasia (protagonista) que se denomina virgen (virgen, mis cojones, otra vez), va por iniciativa propia a la casa del chico, mordiéndose los labios de mientras, y él al saber de su virginidad decide arreglar el "asunto". Sí, el asunto es lo que vosotros pensáis, yo en ese momento dije: "pero ¡qué hostias!". Verídico.
Si fuese un chico normal y no Grey, lo primero que haces al ver esa sala de juegos es irte corriendo a tu casa y cerrar la puerta. Y más si no conoces previamente a esa persona, que la pregunta más personal que has podido hacer es si era gay. 

Anastasia se ha mordido tanto el labio en cada escena escuchando esas frases, que parecía que todas éstas eran iguales, sólo que cambiando vestuario y escenario. La evolución de la trama es una no evolución. Ella, que es sumisa hasta en su personalidad, elige a este chico que le cambia la vida y la convierte en lo contrario. Extremadamente lo contrario. Hasta que ella finalmente decide decir que no, pero ya bastante tarde, creo.

Los cambios más drásticos en la película (que deja de ser monótona unos minutos) son con los regalos cada vez más caros que le va haciendo para convencerla (continuamente) de que firme el dichoso contrato, porque parece que  Grey "está cambiando" gracias a Anastasia (oh la lá, el amor... amor, mis cojones otra vez), y también cambia la manera en la que él se la "folla" porque no hace el amor, "nena". 

50 sombras de Grey o lo que es igual a "tengo un trauma de la hostia, bonica, pero te ha tocado y te voy a tocar y vas a tener orgasmos sólo con atarte y pasarte una pluma por el cuerpo, nena". Sí, solo con rozarla. No es broma.
Menos mal que en el cine no oí ningún gritito ni orgasmico, porque tendría que salir de la sala como en Jupiter Ascending. 
Única cosa salvable en toda la película, con gran acierto en las escenas, es la banda sonora. Otra vez las bandas sonoras al rescate de los films desastrosos. 


Está claro, mientras las chicas esperan a que las lleven en avioneta para luego ir donde vosotros sabéis, yo prefiero ir andando que así no tengo miedo de estrellarme con un "Grey". (Por favor, dejad de suspirar por hombres así)




Os juro que editaré este post en un futuro, en cuanto se me ocurra algo más que criticar porque creo que he dado un click para olvidarlo todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario